Hoy en día existe una gran necesidad de un conocimiento sistemático de la fe cristiana. La teología sistemática puede ser resumida en tres palabras: Dios es Dios. Dios es un Dios soberano, omnipotente, omnisciente y todopoderoso que existe y actúa de acuerdo con sus atributos. Solamente sobre esta base es posible hablar de una teología sistemática. Donde la fe en la soberanía de Dios se desvanece, la teología sistemática lo hace también.